Herramientas de Accesibilidad

La limpieza.El primer paso de la rutina de belleza y el gran olvidado. Por Meritxell Martí, bloguera de belleza y salud, y farmacéutica

La limpieza.El primer paso de la rutina de belleza y el gran olvidado. Por Meritxell Martí, bloguera de belleza y salud, y farmacéutica

La limpieza es el primer y más importante paso en cualquier rutina cosmética, tanto de día como de noche. Sin embargo, es habitual ver que también es la rutina que más veces se saltan las clientas. Alegan falta de tiempo, cansancio, creen que ya es suficiente con la ducha matutina, o que con hacerla una vez al dia es suficiente. Nada más lejos de la verdad y es parte de nuestro trabajo convencerlas de ello.
Bien realizada, la limpieza facial elimina las células muertas y los restos de productos que hayamos podido aplicar anteriormente. Además, por un lado permite que los tratamientos luzcan más, ya que aplicando cualquier cosmético sobre una piel sucia solo lograremos que se ésta se vea apagada y áspera. Por otro, permite reducir la cantidad de producto posterior, porque hace hace la piel más receptiva.

Cómo debemos hacerla

Los pasos a seguir, dos veces al día, sin excusas:

  • • Eliminar el maquillaje, si lo usamos
  • • Limpiar la piel en general
  • • Aplicar el tónico

Podemos incluir mascarillas y exfoliaciones, también pero aunque se considere parte de la limpieza, voy a centrarme en lo que es la limpieza de la piel y cómo deberíamos hacerla correctamente. Repasemos la forma de actuación punto por punto:

1 . ELIMINAR EL MAQUILLAJE

Así es como siempre deberíamos empezar. Tenemos que tener en cuenta que hay maquillajes resistentes al agua o waterproof y los que se eliminan con agua o solubles en agua.

Los maquillajes waterproof suelen ser principalmente las máscaras de pestañas, algunos lápices de ojos, barras labiales y los maquillajes específicos para cubrir imperfecciones.

Para eliminar estos maquillajes necesitamos un producto oleoso o un bifásico. Siempre con algodón o directamente con las yemas de los dedos, masajeando. Se añaden unas gotas de aceite o limpiador bifásico en un algodón y se emulsiona el producto con el maquillaje, entonces se une con el maquillaje al tener componentes grasos igualmente. Una vez pasado el aceite se puede eliminar con el mismo algodón, arrastrándolo.

Cuando el maquillaje es soluble en agua, podemos usar agua micelar o desmaquillante en forma de loción, masajeando y arrastrando.

2. LIMPIAR LA PIEL

Evidentemente, se puede saltar el primer paso, según el producto que estemos usando, sobre todo con los nuevos limpiadores que son oleosos sólidos. Personalmente prefiero los que se usa el agua al final para aclarar. Sin embargo en pieles muy secas el agua puede arrastrar los pocos lípidos naturales de la piel.

Con la limpieza, eliminamos toxinas como puede ser la polución externa, la secreción extra de la propia piel como puede ser la grasa, el sudor, la suciedad del medio ambiente, del contacto con las manos …

Cuando usamos una espuma de limpieza hay que masajear con la cara mojada, hasta formar la espuma y se aclara con abundante agua. Si es posible, repetir el proceso y hacerlo dos veces. Posteriormente, secar con una toalla de algodón aunque lo más adecuado son las muselinas que tienen algunas marcas. Si deseamos una limpieza más en profundidad se puede usar la esponja de konjac de forma suave. Éstas se pueden usar a diario siempre que las mantengamos limpias.

Los cepillos de limpieza se pueden usar también pero no aconsejo hacerlo a diario. Se puede hacer cada dos días, por ejemplo. Sin presionar en exceso el cepillo y sobre todo usando cepillos suaves, para evitar lesionar o irritar la piel. Por muy resistente que sea el cutis, el uso diario va a provocar un cierto endurecimiento de la piel exterior perdiendo en cierto modo su eficacia.

Si no nos gusta usar agua, como puede ser en el caso de las pieles más secas o con queratosis, se puede usar una loción, las clásicas leches desmaquillantes, aceite de limpieza… Simplemente se aplica un poco de producto en un algodón o con las yemas de los dedos (según la textura) y se masajea, como hemos hecho el retirar el maquillaje.

3.TONIFICAR

Muchas veces nos olvidamos de usarlo y creo que es un punto muy importante para terminar la limpieza. Con ello acabamos de arrastrar los posibles restos de los productos de limpieza y preparamos la piel para los tratamientos.

Algunos tónicos son exactamente eso, activan la circulación sanguínea y tonifican la piel o calman la piel de posibles irritaciones. Siempre hay que aplicarlo con un algodón.

Es importante saber que un tónico no es lo mismo que una agua micelar. Una loción o tónico, se pone al final mientras que el agua micelar va a limpiar la piel y se usa por ello antes. No es necesario que siempre sea un producto exactamente preparado para ello, muchas veces con aplicar agua de rosas o agua de avena será suficiente.

Los productos

Hay muchos tipos de piel, sin embargo resumiendo de forma general, los podríamos definir como: seca, normal y grasa. Y eso es lo que nos va a marcar la diferencia en el momento de limpiar la piel y elegir los productos que vayamos a usar.

PIEL SECA

Este tipo de piel segrega pocos lípidos, por lo que es importante preservarlos. En la limpieza de este tipo de pieles hemos de eliminar la suciedad sin eliminar los lípidos, o dejaría el cutis muy seco después de limpiarlo, con una sensación desagradable de sequedad e incluso picor. Sin embargo hay limpiadores que se pueden aclarar con agua después de la limpieza respetando la capa lipídica natural de la piel. Es importante saber que hay que aclarar con agua fría siempre. El agua muy caliente, deshidrata más la piel al fundir los lípidos. Pero si nos gusta algo más astringente, se puede terminar la limpieza con un tónico con agua de rosas o agua de avena. Y por supuesto, después hay que hidratar mucho la piel. Por ejemplo, usando un aceite como serum. Yo suelo aconsejarlo al menos una vez a la semana, ya que así eliminamos completamente los productos y limpiamos más en profundidad.

PIEL GRASA

Totalmente diferente a la piel seca, este tipo de piel necesita eliminar con espumas de limpieza, no solo la suciedad sino el exceso de sebo que segregan sus glándulas sebáceas, mucho más activas en este tipo de piel. Con ello controlaremos el tamaño del poro, ayudaremos a eliminar las células muertas -ya que con el exceso de sebo quedan pegadas a la piel- y así se ve más cetrina y apagada. Con una correcta higiene, eliminando células muertas, exceso de sebo y suciedad externa, evitaremos la oclusión de los poros y la infección de los mismos, lo que provoca la aparición de granitos. Para la piel grasa es preferible no usar aceites de limpieza. Sí los nuevos limpiadores que se emulsionan con agua, pero no es lo más recomendable. Si usamos agua micelar debería ser específica para pieles grasas y nunca utilizarla como producto único. Siempre después usar una espuma de limpieza o un producto que se aclare con agua y que sea ligeramente astringente. A no ser que sea una piel grasa muy joven o con problemas, no aconsejo usar espumas de limpieza muy astringentes ya que eso puede provocar irritación a las glándulas sebáceas y provocar mayor aparición de grasa como efecto rebote y deshidratación. Por lo que, a no ser que sea una piel específicamente acnéica o muy joven, no son los productos para piel muy grasa los más adecuados, prefiero aconsejar un limpiador para piel mixta. Y por supuesto utilizar tónico. La piel grasa es la que debería utilizar más estrictamente este producto, que puede contener algo de alcohol o algún extracto natural que pueda eliminar el exceso de grasa o evitar infecciones, como puede ser el romero o el limón. El ácido salicílico es el preferido de este tipo de piel por lo que cualquier tónico que contenga este componente nos indicará para quién es recomendable.

PIEL NORMAL Y MIXTA

Es evidentemente la más agradecida y la que puede usar cualquier tipo de productos. Lo más adecuado es alternar varios, pero siempre usar al menos uno que se aclare con agua, ya que será el que mejor va a arrastrar la suciedad de la piel. Si nos hemos maquillado, se puede comenzar eliminando el maquillaje con agua micelar o un aceite de limpieza si los productos son resistentes al agua. Posteriormente, utilizar un gel, una espuma o un jabón suave que se aclare con agua. Una vez limpia la piel, aconsejo aplicar la loción tónica. Puede usarse con un ligero contenido en alcohol, o con componentes naturales como el mentol, la lavanda, o el extracto de naranja, por ejemplo . La piel queda mucho mejor y más preparada para el siguiente producto.

¿Qué son las triples limpiezas?

Últimamente hemos oído hablar bastante sobre la triple limpieza. Es realmente limpiar tres veces seguidas con lo que logramos la limpieza perfecta. Este método ya lo seguían muchas de las profesionales de la estética, pero simplemente con las influencias de las cosmética asiática, concretamente la coreana, se le ha puesto nombre.

Como he explicado al principio la rutina de limpieza consiste en desmaquillar, limpiar y tonificar. Con este método, igualmente empezaremos desmaquillando, pudiendo usar el mismo producto las tres veces. Es como si al pelo le hiciéramos tres lavados, lo mismo.

Para ello necesitaríamos. Un desmaquillante (opcional), sobre todo si se tienen los ojos sensibles, es preferible usar un producto específico para ellos. Suelen ser muy suaves, sin detergentes y pudiendo llevar extractos naturales calmantes como puede ser el azuleno. El limpiador . Las muselinas de limpieza o toallas preferiblemente naturales de algodón o de lino Y una loción tónica, con o sin alcohol, y los algodones para aplicarla.

En esta primera limpieza vamos a eliminar lo que visualmente ensucia la piel. Se debe volver a limpiar la piel una segunda vez en la que de nuevo masajearemos bien la piel para que la suciedad se una al producto y la podamos arrastrar. En esta segunda limpieza, estamos eliminando más profundamente la suciedad de los poros, los restos de los que no hayamos podido limpiar anteriormente. Insistiremos en la barbilla, las aletas de la nariz y raíz del cabello. Si deseamos exfoliar con un scrub, este sería el momento, justo después de esta segunda limpieza. Y la tercera vez mucho más ligeramente, dejando la piel totalmente limpia, es cuando aplicaremos la loción tónica. Ésta se puede poner con la yema de los dedos, sobre todo si la piel es muy sensible o seca, pero yo aconsejo usar algodones suaves de buena calidad para hacerlo. Después de haber limpiado la piel en cada paso, se debe secar . Como he indicado, aconsejo usar la muselinas o toallas pequeñas de un solo uso. Sería absurdo utilizar una toalla ya utilizada en la piel limpia, no importa que este húmeda.

Sobre los nuevos productos

La aparición y el boom de los nuevos limpiadores en forma de crema densa y lipídicas es el producto que realmente esta sustituyendo las leches o lociones limpiadoras. Se trata de cremas con alto contenido en aceites densos o sólidos, alto contenido de aceites esenciales, y dependiendo de las marcas, ceras, otras sustancias como pueden ser extractos naturales de plantas, arcilla o hasta algún ácido.

Según los componentes que tengan van a ser para los diferentes tipos de piel. Estos productos de limpieza se usan con la piel seca de forma que al contacto con la piel se funden y se unen a la suciedad de la piel, una vez se ha emulsionado en la piel se deben arrastrar con una muselina húmeda, y se debería volver a repetir la operación una o dos veces más. Como he comentado antes aconsejo utilizar una loción o tónico posteriormente. Es importante conocer el producto en el momento de aconsejarlo, ya que de ese modo podremos aconsejarlo al tipo de piel adecuado. La emulsión suele ser W/O por lo que la capa externa es oleosa, pero los otros componentes como los diferentes tipos de aceites esenciales rosa, mentol, alcanfor, romero, naranja, les dará ese carácter especial. Si llevan arcilla, absorberán más la grasa por lo que lo aconsejaría a una piel normal o mixta más que a una piel seca.

Otro limpiador que está muy de moda son las toallas en las que no se usa ningún producto. Se trata de un tejido similar a la microfibra que al humedecerse las microfibrillas absorben la suciedad de la piel y las elimina por arrastre. Este tipo de productos me parecen una buena solución de urgencia o incluso como primer gesto pero siendo que prefiero siempre aclarar con agua, creo que se queda algo corto para usarlo como producto único. Aunque en una piel alérgica a los productos sí me parece una buena opción, o incluso para ir de viaje . Los mismos laboratorios lo venden para eliminar el maquillaje, no para limpiar la piel.

Las esponjas de Konjac también se utilizan para limpiar la piel sin productos. Estas, gracias a la textura de su fibra y a la capacidad de absorción, van a la vez a exfoliar de forma muy suave la piel. Como opinión personal, aunque se aconsejan usar sin productos, es una buena opción para usarlas con ellos y así lograr limpiar en profundidad y exfoliar de forma suave. Son muy respetuosas con la piel, por lo que se puede usar, sino a diario, casi a diario. Es importante tener la precaución de dejarlas secar al aire ya que al ser una fibra natural la humedad continuada las puede estropear. Se deben lavar después del uso .

Verdadero y falso

1. Solo limpiar con agua micelar es suficiente Falso. El agua micelar va a eliminar la suciedad más superficial pero no en profundidad. Una piel muy sensible o irritada puede necesitar preservar íntegramente todo el manto lipídico y por ello puede ser válido durante un tiempo o incluso algunos días a la semana, sin embargo como producto único, la piel acabará apagándose y el poro ensuciándose.

2. Se puede usar el agua micelar como último paso, como si fuera un tónico Falso. El agua micelar contiene agentes limpiadores por lo que no debe dejarse como producto final. Muchas personas usan el agua micelar después de la limpieza lo cual es un error. Si ya hemos limpiado la piel no es necesario volverla a limpiar con un segundo producto que limpia en menos profundidad. La loción tónica es el producto final que se debe usar.

3. Se puede usar productos antiacné, en personas con piel madura con problemas de grasa o comedores. Falso: La piel joven acnéica tiene las glándulas en superproducción de grasa y suele ser piel mucho mas resistente. Con la edad el acné es diferente, la piel madura no puede usar estos mismos productos, son productos para piel acnéica y joven. La piel madura debe cuidarse frente a productos demasiado astringentes o agresivos ya que es mucho más fina y sensible, ya que sino la va a irritar, deshidratar, provocar dilatación de los poros y apagar la piel. El problema de la piel madura con acné no es propiamente externo por lo que se debería tratar de forma diferente.

4. Es imprescindible usar un desmaquillante específico de ojos y para los labios. Verdadero a medias: sí es recomendable usar dependiendo el método de limpieza que vayamos a utilizar y el maquillaje que hayamos usado. Si nos hemos maquillado con un producto waterproof será necesario, a no ser que usemos un producto de limpieza lipídico, como el mencionado anteriormente.

5. El tónico es un producto anticuado, no es necesario. Falso: si se usa un gel de limpieza que se aclare con agua realmente no es imprescindible pero con una loción tónica posterior la piel lo agradece, ya que entre otras acciones ayudará a reequilibrar el pH de la piel.

6. Limpiando tres veces ya no es necesario exfoliar. Falso : al menos una o dos veces a la semana se recomienda exfoliar con el método más adecuado al tipo de piel, que sea más o menos suave.

7. Es suficiente con utilizar toallitas de limpieza. Falso: las toallitas de limpieza son un recurso de urgencia o para eliminar ligeramente el maquillaje pero no son nunca aconsejables como producto único ya que no limpiarán lo suficiente.

8. Limpiar con agua caliente ayuda a eliminar la suciedad más en profundidad. Verdadero: sí va a ayudar a que se disuelvan las grasas de la piel y así arrastrar la suciedad más fácilmente pero no a todo el mundo le conviene. Por ejemplo, una piel muy seca, delicada o con eczemas no es nunca aconsejable usar agua muy caliente. Sí puede usarse agua templada.

9. El mismo limpiador lo puede usar una piel joven que una madura. Verdadero: realmente con la excepción de los productos específicos para pieles con problemas, no depende mucho de la edad sino del tipo de producto que sea el adecuado para el tipo de piel. Hay pieles muy jóvenes y secas y al contrario piel madura resistente.

10. Limpiar la piel al despertarse por la mañana en la ducha ya es suficiente Falso : siempre que nos referimos a lavarse la cara con el mismo gel de ducha por ejemplo, va a limpiar en profundidad no podemos negarlo pero no son nunca productos iguales ni específicos.

11. Como no me maquillo, hacer rituales de limpieza es una tontería. Falso: el maquillaje no es el único producto que ensucia la piel. También lo hacen tanto las grasas que segregamos, como el sudor, las toxinas de la contaminación, la simple suciedad de las manos que arrastramos a la cara o incluso las células muertas propias de la piel.

Pin It

La Revista

Ventas de Perfumería y Cosmética nº487
Ventas de Perfumería y Cosmética nº487

Ventas de Perfumería y Cosmética nº487

Nuestras Redes Sociales

Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás la última información del sector.

Estoy de acuerdo con Términos y condiciones

Contacto


Pau Claris, 138 1º 3ª
08009 - Barcelona - España

Teléfono: +34 93 434 21 21


Datos


46.560 visitas mensuales
3.421.000 lecturas
9.654 artículos introducidos

 

Descubre nuestra Editorial


Comprometidos con la sostenibilidad y 
con la Agenda 2030 - Ver los LOGROS

@Copyright PODIUM GLOBAL MEDIA S.L. |  Política de PrivacidadPolítica de Cookies