Herramientas de Accesibilidad

COLABORACIONES


Qué perfumes son mejores y por qué cuando llega el calor

Elena del Valle, Es perfumista y profesional con más de 20 años de experiencia en el sector de la perfumería. Es autora del libro “La Vendedora de Perfumes”, manual de referencia para cualquier amante del universo olfativo. A través de www.formacionperfumes.com realiza cursos y talleres de formación para particulares o empresas del sector.

Sería raro que con la subida de las temperaturas continuases llevando la misma ropa de abrigo. Eso mismo pasa con los perfumes: tu fragancia favorita durante el invierno, la que te arropaba al salir de casa bajo la nieve, se torna pesada con la llegada del calor. Tus clientes agradecerán el consejo y la orientación de un experto al enfrentarse a la elección de un perfume ligero y refrescante para la nueva estación.

Te voy a proporcionar unos sencillos Tips para que seas capaz de aconsejar a tu clienta la fragancia que necesita cuando suben las temperaturas.

¿Qué notas son las más adecuadas?

Los perfumistas estudian, huelen y memorizan miles de notas. A la hora de componer una fragancia eligen unas u otras, o una combinación de ellas, en función de la sensación que quieran potenciar: frescor, bienestar, ligereza o bien, calidez, intensidad y opulencia. Por ejemplo, las fragancias cítricas, herbales o con notas oceánicas que recuerdan la brisa marina, son algunas de las variedades que triunfan, año tras año, al dispararse el mercurio. Resultan ligeras y evocan aquellas agradables vacaciones estivales junto al mar o la montaña.

Las notas que proceden de la expresión en frío de la cáscara de frutos cítricos como la bergamota, el limón, la naranja, la mandarina o el pomelo, son muy populares en esta época.

Los perfumes cítricos o hespérides tienen notas de salida intensas y chispeantes, pero al ser muy volátiles se tornan en seguida suaves y ligeras. Son ideales para llevar durante el día, cuando el calor aprieta sin clemencia. Refrescan y aportan sensación de limpieza, como si acabásemos de salir de la ducha.

Las notas afrutadas como el melón, la cereza, la pera, la manzana o el melocotón destacan por ser dulces y jugosas. Su aroma nos conecta con el disfrute al saborearlas. Al olerlas, nos imaginamos rápidamente su sabor, su apariencia y la sensación que provoca el mordisquearlas.

Las fragancias con ingredientes exóticos que reproducen cócteles y jugos tropicales utilizan piña, mango, papaya, lichi o coco para hacernos viajar al paraíso sin necesidad de coger el avión.

Las notas florales nos recuerdan la llegada de la primavera. Nos ayudan a sentirnos mejor, a inspirarnos, a ser más creativos, despertando un torrente de emociones positivas. Son las más abundantes en el reino de la formulación de perfumes. Casan bien con casi todas las notas olfativas de la paleta de un maestro perfumista: maderas, pachulí, cítricos, almizcles... Y es que, ¿dónde no queda bien un ramo de flores frescas?

Las más utilizadas son la rosa, el jazmín, la flor de azahar, el ylang-ylang, la magnolia, la peonía...

Las notas verdes recuerdan al olor de la hierba recién cortada, a la savia vital de unos brotes tiernos, al aire puro que se respira en un frondoso jardín botánico o en una pradera en plena sierra. Son dinámicas y tienen la capacidad de subir el ánimo a cualquiera.

Las notas acuáticas son muy refrescantes y nos hacen imaginar con facilidad escenas donde el agua es protagonista. Discrepando de lo aprendido en el colegio, los perfumistas consiguen dotar de aroma a ese líquido insaboro, incoloro e inodoro.

Las fragancias acuáticas son muy agradables cuando suben las temperaturas y por lo general gustan a todos los públicos.

Si la inspiración surge de un paisaje marinero o de playa, hablamos de notas marinas: la brisa que llega desde mar adentro, algas, sal o arena.

¿Qué tipo de fragancia es más recomendable?

Algo que trabajamos muchísimo en los Cursos para Promotores es a diferenciar concentraciones de perfumes.

Como bien sabes, no es lo mismo un Eau de Toilette que un Eau de Parfum o que un Parfum.

A mayor concentración de esencia, mayor fijación, pero también en líneas generales, mayor sensación invasiva en algunos casos poco compatible con mucho calor.

Para los días más cálidos del verano, es preferible llevar un Eau de Toilette más ligero y refrescante. En primavera y otoño se podría llevar perfectamente un Eau de Parfum ligero. En invierno, un Perfume o un Extracto sería ideal.

Por eso, dentro del mismo flanker, solemos encontrar diferentes concentraciones de perfume para adaptarse a cada estación, situación y momento del día. Esta diferencia puede deberse no solo a distintas concentraciones sino también a una variación en las notas olfativas elegidas para cada versión del mismo perfume (¡tenlo en cuenta!).

Si tu cliente es extremadamente fiel a su Perfume o Extracto incluso durante una ola de calor, puedes sugerir utilizarlo solo cuando se ponga el sol y se moderen las temperaturas, o bien pulverizarlo exclusivamente y con mesura sobre un pañuelo o foulard o sobre el dobladillo de su falda, chaqueta o vestido si va a salir a cenar o a tomar una copa.

Lógicamente, no es lo mismo pasar el día en el interior de una oficina con aire acondicionado que caminar por la calle a mediodía bajo un sol de justicia.

Recuerda que también se puede perfumar el pelo o la ropa con productos especiales “hair mist” o “clothing fragances”. Son opciones muy interesantes en momentos de altas temperaturas ambientales o cuando se sale para hacer deporte.

Incluso un body lotion perfumado de la misma línea, puede reemplazar temporalmente el uso del perfume.

¿Puedo perfumarme antes de ir a la playa o tomar el sol?

Seguro que algún cliente te ha hecho alguna vez esta misma pregunta pocos días antes de empezar sus vacaciones. La sensación de ir "desnudo" o de "me falta algo" es muy habitual cuando se sale de casa sin la compañía de un perfume. Pero en estos casos, lo ideal es evitar vaporizarse directamente sobre la piel.

La explicación es que algunos ingredientes pueden ser fotosensibilizantes y podrían interactuar con el sol causando reacciones alérgicas o pigmentaciones indeseadas.

En su lugar, puedes recomendar a tus clientes que perfumen su biquini, pareo, pamela o gorra. Sentirán que su olor está ahí como de costumbre, pero su piel estará a salvo.

¡Mi fragancia no me dura nada!

Si eres Vendedor/a de Perfumes, es posible que te enfrentes a esta queja varias veces durante las estaciones más cálidas del año. ¿Por qué? La respuesta es sencilla. Los ingredientes más refrescantes suelen ser también los más volátiles, los que más rápidamente se evaporan tras ser pulverizados sobre nuestra piel. También hay que tener en cuenta que un Eau de Toilette o un Eau de Parfum, tienen menor concentración de esencia, formulaciones que anteriormente hemos aconsejado como ideales durante las estaciones de calor.

No obstante, aquí te facilitamos algunos tips que puedes proporcionar a tus clientes para mejorar la fijación de sus fragancias más ligeras:

- Perfumarse nada más salir de la ducha, con la piel seca, pero con los poros todavía abiertos. La fragancia se adherirá mejor.

- Hidratar y después perfumar. Las fragancias se fijan mucho mejor sobre una piel hidratada y nutrida. Además, si se utiliza una crema de la misma colección del perfume se conseguirá potenciar su aroma.

- Beber agua suficiente para mantener la hidratación interna del organismo. Esto favorecerá la hidratación natural de la piel y por tanto la fijación de los perfumes.

- Aplicar en los puntos vitales donde late el pulso. En estas zonas hay mayor concentración de temperatura y humedad por lo que con muy poquita cantidad de perfume el aroma se difunde mejor.

- ¡No frotar! El gesto tan extendido de frotar las muñecas internas tras la aplicación del perfume es un error si queremos prolongar su efecto. La evaporación se acelera y las notas se distorsionan impidiendo su adecuada evolución.

- Perfuma tu cabello a unos 20 o 30 cm de distancia. El pelo es más poroso que la piel, por lo que puede absorber mayor cantidad de fragancia. Para no resecar las fibras capilares es recomendable utilizar un perfume específico para el cabello que incluya agentes hidratantes.

- Perfumar la ropa, siempre con distancia de seguridad (unos 20 o 30 cms) y evitando los tejidos más delicados como sedas o cueros. Evitar perfumar sobre tela los perfumes de color oscuro.

- Cambia de fragancia si sientes que tu olfato se ha acostumbrado a tu perfume habitual, nada mejor que un cambio para reactivar el sentirte perfumado.

-Mantén tu perfume bien fresquito en el frigorífico y sácalo solo para vaporizarte con él. Medida muy recomendable cuando aprieten las temperaturas.

Deseo que estos tips te hayan resultado útiles para aplicar en tu punto de venta. Estoy segura de que no solo subirá el mercurio del termómetro, también tus ventas y tus resultados. Si hay algún truco que quieras compartir, estaremos deseosos de escucharte. Ya sabes que entre todos podemos formar una Gran Comunidad de Vendedores de Perfumes.

¡A por todas!

 

Pin It

Seguro que te interesa continuar leyendo .....

La Revista

Ventas de Perfumería y Cosmética nº491
Ventas de Perfumería y Cosmética nº491

Ventas de Perfumería y Cosmética nº491

Nuestras Redes Sociales

Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás la última información del sector.

Estoy de acuerdo con Términos y condiciones

Contacto


Pau Claris, 138 1º 3ª
08009 - Barcelona - España

Teléfono: +34 93 434 21 21


Datos


46.560 visitas mensuales
3.421.000 lecturas
9.654 artículos introducidos

 

Descubre nuestra Editorial


Comprometidos con la sostenibilidad y 
con la Agenda 2030 - Ver los LOGROS

@Copyright PODIUM GLOBAL MEDIA S.L. |  Política de PrivacidadPolítica de Cookies