ENTREVISTAS


¿Ha cambiado mucho el mundo del diseño desde que abrió su estudio, Ciclus, en 2001?

Sí, muchísimo, ahora somos cada vez más estudios y diseñadores que estamos comprometidos con nuestro entorno a la hora de diseñar. En 2001, era una de las pocas que diseñaba teniendo en cuenta el pensamiento circular. De hecho, este concepto no existía de manera formal, tampoco existían las palabras ecodiseño y sostenibilidad. Los pocos que hablaban del tema, hablaban de reciclaje. Hoy sabemos que el reciclaje no es la solución. La premisa principal de la sostenibilidad es REDUCIR: hacer lo máximo con lo mínimo, optando siempre que sea posible por materiales y procesos de producción locales, certificados y no contaminantes.

El eslogan de Ciclus es “Diseño con alma”, ¿puede trabajar en el diseño de un proyecto que no la enamore?

Al principio de mi carrera trabajaba por cuenta ajena, en agencias de publicidad y diseño. Trabajé en muchos proyectos que no me enamoraban, incluso para marcas y productos en los que no creía, que añadían mucha información falsa a su producto. Era un momento en que se hacía de todo y los consumidores no cuestionaban nada. En esa época, ya vivía mi día a día de forma ecológica, sobretodo a través de la alimentación. La consciencia hacía la alimentación, me llevó a una consciencia más amplia y a una vida más sostenible. El cuestionamiento ético de mi profesión me llevó al ecodiseño y a crear mi propio estudio de diseño, Ciclus, basado en el pensamiento circular, un reflejo de mi forma de vivir. En Ciclus voy más allá de la sostenibilidad. Fusiono creatividad y emoción para crear diseños únicos, respetuosos y sensoriales. Desde entonces, atraigo solamente a clientes que conectan con mi filosofía y proyectos que me enamoran. Esto es la clave para crear diseños con alma.

Tiene suerte, su filosofía de generar el máximo impacto sensorial con el mínimo impacto ambiental está de máxima actualidad. ¿Pero realmente cree que la sostenibilidad ya es mucho más que una tendencia?

No fue suerte, tenía esta visión muy clara desde hacía años y estaba segura que este era el camino a seguir. Al principio hice un gran esfuerzo para ser entendida, para aclarar este tipo de pensamiento natural y respetuoso. Pero, afortunadamente, ahora todo es más fácil porque somos más personas pensando así y porque los nuevos consumidores son más conscientes y demandan este respeto. También sabemos que llegamos al límite y si no actuamos todos, ponemos en riesgo nuestras vidas, nuestro bienestar. Así que no hay otro camino a seguir que no sea este. Pero esto no viene de ahora, Victor Papanek, en los años 60, ya hablaba de la responsabilidad que tenemos todos los creativos en relación con nuestro entorno. También hay una estadística del Design Council de 1991 que habla de que el 80% del impacto ambiental se reduce en la fase inicial, que es la fase del diseño. Así que los diseñadores, o cualquier persona que materializa ideas, somos agentes del cambio. Hace mucho que sabemos que la sostenibilidad no es una tendencia y sí nuestro camino natural. Debería ser natural pensar de forma circular porque la naturaleza es cíclica y nosotros formamos parte de ella. Somos naturaleza. Pensar de forma circular es la única forma de cuidar nuestro entorno y, consecuentemente, a nosotros mismos. Además, ecología y economía son aliados. Cuando hacemos ecología hacemos economía porque reducimos recursos naturales: agua, energía, materiales, transporte…, por lo tanto, reducimos costes. ¿Aún quedan dudas de que este es el camino?

Hay voces que opinan que dentro de esta tendencia hacia la sostenibilidad hay mucho del denominado greenwashing, ¿qué opina al respecto?

El greenwashing existe porque muchas empresas, sobretodo al principio, pensando que la sostenibilidad era solo una tendencia, empezaron a “vestirse de verde”. Es decir, no adoptaban un pensamiento circular y ético como tal. Cambiaban solamente el material de su producto por uno “más reciclado” y se vendían como ecológicos. Pero la fachada verde no se sostiene por mucho tiempo, y aún más ahora que los consumidores son mucho más conscientes y exigentes. El “greenwashing” sigue existiendo, pero los nuevos consumidores lo detectan enseguida y esto genera muy mala imagen a la empresa o marca.

Sus diseños son reconocidos a nivel mundial y ha recibido numerosos premios internacionales, en su opinión, en la actualidad, ¿dónde se está produciendo el diseño más puntero, más innovador?

Para mí los japoneses siempre han sido una referencia de cultura que implementa el respeto en todo que hacen, con mucha elegancia y simplicidad. Logran hacer lo máximo con lo mínimo. Además, saben fusionar muy bien la tradición, la naturaleza y la tecnología punta para llegar a diseños inteligentes, innovadores y sencillos, pero llenos de delicadeza y sensibilidad. Soy fan de los diseños de Sato Oki, fundador de Nendo y de la joven diseñadora Nao Tamura.

¿Qué condiciones debe cumplir un diseño para ser un buen diseño?

Un diseño debe ser circular, pero esto no es suficiente. Es importante que también sea funcional y muy bello. Así es la naturaleza y así debe ser todo lo que materializamos en este mundo. En la naturaleza no existen contenedores de basura, todo es cíclico. Además, no hay nada que no tenga una función: sus colores y sus formas tienen un porqué de ser así. A la vez, todo es extremamente bello. La belleza es fundamental porque emociona y nos impregna de armonía. Estoy muy comprometida con difundir la idea del diseño circular a través de todos los medios a mi alcance. Por ejemplo, ahora estoy dando un curso en domestica.org, sobre “Introducción al packaging ecológico” y veo que está generando mucho interés.

¿Hay algún producto cosmético o fragancia, marca… de la que le gustaría especialmente encargarse del diseño?

Todas las marcas de cosméticas éticas y ecológicas me atraen y me inspiran, sobretodo si hay un concepto más allá del ecológico. De hecho, ahora mismo estoy diseñando el packaging para una nueva marca de cosméticos orgánicos en Estados Unidos donde sus fórmulas potencian el valor femenino. Es un proyecto muy bonito. 

¿Hacia dónde cree que se dirigirán las tendencias del diseño en los próximos 5 años?

El diseño será cada vez más responsable. Estaremos más preocupados con la calidad del diseño. Diseñaremos menos y mejor. Cuestionaremos si realmente es necesario este o aquel producto para el mundo. También estaremos más atentos a nuestro entorno, a tener la naturaleza como nuestro gran maestro. Diseñaremos de forma circular, funcional y bella, como la naturaleza.

Instagram: @ciclusdesign
Linkedin: Tati Guimarães

 

 

Fue en 1967, cuando el patriarca de la familia Shamdasani, Hiro Kishinchand Shamdasani, abrió un bazar de los de toda la vida en la calle Albareda, en Las Palmas de Gran Canaria. Con el paso del tiempo, ese local tradicional, se fue especializando en alta perfumería y hoy en día, con los hermanos Shamdasani al frente, cuenta con dos puntos de venta muy céntricos, también en Las Palmas, en la calle Ripoche 18 y en Luis Morote 17.

Su paso de directora de marketing al cargo de directora de la división de Fragancias del grupo Shiseido, coincidió prácticamente con la eclosión de la pandemia, ¿cómo le ha ido en estos tiempos tan revueltos? ¿Qué ha sido lo más difícil?

El cambio de puesto ha sido una evolución natural dentro de la compañía. Lo que sí es cierto es que ha coincidido con la crisis más grande de los últimos años a todos los niveles. En estos tiempos tan revueltos lo que hemos hecho es trabajar más si cabe, y hemos intentado transformar la crisis en una oportunidad, pensando en grande y tomando riesgos. A la pregunta de qué ha sido lo mas difícil, diría que la incertidumbre de lo que iba a pasar, los cientos de hipótesis en las que trabajamos, la sensación de que nada de lo aprendido valía para los momentos que estábamos viviendo… Pero un año después, creemos que la estrategia que seguimos fue la acertada y de hecho el grupo Shiseido Fragancias fue el que más creció en el 2020 con respecto al mercado.

Daniel Figuero es psicólogo de formación, pero ha hecho del mundo del perfume su profesión. Ha trabajado para grandes marcas del lujo como Tom Ford, Yves Saint Laurent o Calvin Klein y actualmente es International Fragrance Ambassador de Dior. Acaba de publicar “Contraperfume”, un ensayo sobre la perfumería de lujo, en el que habla, desde una perspectiva muy personal, acerca del sentido del olfato, el trabajo de las grandes marcas y sus viajes a India, Grasse, Sri Lanka, con François Demachy, el perfumista de la casa Dior.

En 1950 Carlos Ibarrondo, ex capitán de la Marina Mercante y fundador de Cafés La Brasileña, le dijo a su hija: “He visto América llena de perfumerías... Ese puede ser tu futuro”. Y acertó. Hoy 70 años más tarde, la Perfumería Ibarrondo sigue siendo todo un referente en Vitoria-Gasteiz.

Durante la Expo Mundial de Dubái, que se celebrará desde octubre de 2021 hasta marzo de 2022, Iberchem nos invitará a un apasionante viaje olfativo por la Península Ibérica en el Pabellón de España: desde los densos bosques del norte o los viñedos de La Rioja, hasta la costa mediterránea del este o la herencia árabe de Andalucía.

Página 1 de 25

La Revista

Revista Ventas de Perfumería y Cosmética nº462
Revista Ventas de Perfumería y Cosmética nº462

Revista Ventas de Perfumería y Cosmética nº462

Nuestras Redes Sociales

Contacto


Pau Claris, 138 1º 3ª
08009 - Barcelona - España

Teléfono: +34 93 434 21 21
Teléfono Provisional: 657.56.92.78


Datos


46.560 visitas mensuales
266.403 impresiones
3.976 artículos introducidos

Durante el confinamiento y
en la actualidad continuamos
repartiendo la revista física 
con total normalidad.

Descubre nuestra Editorial

@Copyright PODIUM GLOBAL MEDIA S.L. |  Política de PrivacidadPolítica de Cookies